martes, 24 de marzo de 2009

Exposición de Pedro González en el Cabrera Pinto de La Laguna


El pasado viernes se inauguró la exposición del artista Pedro González. Los que seguimos su trayectoria desde hace varias décadas no podemos por menos que gongratularnos con la obra de este artista, que ha seguido una brillante carrera y que, a sus ochenta y dos años, sigue presente en el panorama artístico y es capaz de realizar una obra nueva en la que aparecen elementos inesperados, colores más brillantes y luminosos que en su obra anterior. Una obra en la que la materia pictórica se funde con el sentimiento del artista, un sentimiento desconocido hasta ahora. Un Pedro González que conserva intacto su sentido plástico y su gran inteligencia creadora a la que viene a sumarse "un Sentir", retrato de su mundo interior, tan escondido, tan luminoso. Es nuestro deseo que el artista pueda seguir sorprendiéndonos durante mucho tiempo.

Viendo estas fotos, ustedes, los que no puedan ver la exposición, pueden hacerse una idea de las dimensones de los cuadros. Arriba Ángela Garma.


Mis favoritos (si cabe)


Mercedes. ¿Es ella la representada?. Yo no lo dudo...es ella

Mujeres en el mar...cuanta belleza en esas aguas...con esas barcas...no sé por qué estos cuadros me recuerdan a Munch.

Reencuentro con Mª Jesús, compañera de colegio, amante del arte y la literatura.

Pedro fue mi profesor, al igual que de tantos alumnos que pasaron por Bellas Artes. Siempre tuvo grandes atenciones para conmigo, animándome a continuar en este difícil terreno artístico.
Artículo de Pedro González con motivo de mi exposición en la galería Vesán. (A un lado puede verse un album con cuadros que expuse en aquella ocasión).

domingo, 1 de marzo de 2009

Medusa transformada

El acercamiento al azul, tras haber cruzado al "otro lado", produce una transformación. Este paso, que parecía peligroso y amenazante, nos lleva a un lugar de tranquilidad. La mente conserva su equilibrio pues lo que muere, cuando vamos más allá del muro de la conciencia, no es "la persona" (en el sentido jungiano de persona) sino "la identificación" con la persona.Tras este paso hacia la individuación, la medusa se transfoma en un "ser circular", un mandala (Jung), capaz de multiplicarse.

Medusa transformada. Óleo sobre lienzo. 1992. (146 X 114 cm.). Autora Loli Iñiguez.

El camino que se recorre para ser uno mismo está sembrado de muertes simbólicas. Muere lo que "creemos que somos" para que podamos ser.

En este punto, conviene hacer una cita de C. G. Jung:


La nueva personalidad no es de ningún modo, un tercero entre lo consciente y lo inconsciente, sino que es estos dos juntos. Es trascendente a la conciencia, y por tanto ya no debe calificarse de yo, sino de sí-mismo. ...el sí-mismo es yo y no yo, subjetivo y objetivo, individual y colectivo. Es, como concepto esencial de la unión total de los opuestos, el "símbolo unificador", y sólo puede ser expresado conforme a su naturaleza paradójica, mediante figuras simbólicas

Jung: Psicología de la transferencia, pg. 131 y 132 (la cursiva y las comillas son del autor).